fbpx
Guía Emocional

8 Características Psicológicas para el Éxito

Imagen cortesía de Unsplash

Hay un colegio destacado cerca a mi casa. Ha ganado varios premios en el distrito y tiene un sistema educativo aceptable para nuestra realidad que adolece de prácticas positivas de enseñanza para la vida. Las personas que trabajan allí son, en general, amables y sonrientes, y se puede ver a las autoridades involucrados en el buen desempeño de las actividades.

Este fin de semana observé los cuadros de las distintas promociones que han egresado. Me di cuenta que el colegio tiene casi 22 años, y que en el primer y segundo año que iniciaron solo habían 5 y 6 alumnos de promoción, respectivamente. En el tercer año unos 10, en el cuarto unos 12, en el quinto ya se ve la diferencia y el año pasado con las justas entran en la foto varios adolescentes.

Esto me hizo pensar en algunas de las características que deben estar para realizar algo que se quiere, llámese sueño, propósito, negocio u objetivo en la vida. Para esto tomaré algunos aspectos que observé en este colegio, y aunque para mí la educación no debería ser un “negocio” en el sentido peyorativo de la palabra, me permito plasmar cómo algo que surgió en una o más personas puede crecer de forma positiva:

1. Humildad:

Cuando iniciamos un negocio o nos planteamos un objetivo podemos creer que todo saldrá bien. Vamos con la frente en alto, optimistas y a veces, con exceso de seguridad. Sin embargo, no siempre las cosas resultan fáciles, sea por factores externos o personales. Aquí es necesario tener humildad para reconocer que cuando empezamos, somos pequeños aún, en proceso de aprendizaje, de poner en práctica lo que sabemos, y que las personas a las que queremos llegar no nos conocen aún. Si este colegio al ver sus 5 alumnos el primer año y 6 al siguiente hubiese pensado: “Vaya, la gente no viene. Ellos se lo pierden, así que cierro esto”, no hubieran tenido el éxito actual.

2. Tolerancia a la frustración:

El camino hacia un sueño tiene obstáculos: falta de inversionistas, socios poco comprometidos, temporadas bajas, empleados con dificultades, conflictos, pérdidas monetarias, etc. Continuar trabajando a pesar de que algo no resulte es la única alternativa. Muchas de las personas que hoy tienen éxito cuentan cómo ha sido este camino y que a diferencia de lo que podemos creer, la mayoría de cosas no resultan, pero las que sí resultaron fueron el motor para seguir manejando y creciendo. Imagino que cuando inició el colegio, pudieron pensar: “Nos plantearemos como objetivo 10 personas como mínimo en la promoción”. Pero como te conté, esto no fue así.

3. Aceptación con visión de mejora:

Y como las cosas no siempre resultan como esperamos, la aceptación es el mejor camino para resolver el conflicto interno, con ello dejamos de buscar razones o responsables de los fracasos, y continuar. “Ya está, son 5, no podemos hacer nada para cambiarlo en este momento, pero podemos hacer que el próximo año sean más”, imagino que fue lo que se dijeron. La aceptación no es conformismo, es dejar de pelearnos por lo que ya no se puede cambiar y plantear nuevas soluciones o estrategias, mirar hacia adelante.

4. Paciencia:

A veces queremos que todo salga inmediatamente, buscamos controlar todo como si pudiésemos y nos exigimos y exigimos a los demás para tener lo que ansiamos. Y aquí debemos diferenciar la exigencia de la excelencia, que tocaré más adelante. La exigencia puede muchas veces entorpecer el camino, porque sentimos que es una carga pesada y no disfrutamos lo que hacemos. Aparecerá, lógicamente, ansiedad, angustia, desesperación, frustración, rabia, miedo, tristeza, vergüenza, etc. Cómo vamos hacia lo que queremos de una forma impasible y sostenida es lo que hace el camino a la excelencia.

5. Coherencia:

Tu negocio tiene un propósito, una misión, un por qué, y es importante que todo vaya de acuerdo a eso. Todo. Llenar tu negocio con cosas que no tienen que ver con tu propósito central es un error. Como mencioné arriba, las personas que trabajan en este colegio, son en general amables y dispuestas a brindarte ayuda (digo en general porque las personas no somos maniquíes y podemos tener algún comportamiento diferente) e imagino que esto sigue la línea de la excelencia, de brindar una imagen que los represente.

6. Auto-motivación:

Habrán días y momentos desagradables, pero es importante conservar este factor. Esto va alineado con el propósito, pero no solo visto como objetivo. El propósito es algo que nace del interior y va más allá de cualquier ganancia material, es esa sensación de plenitud y satisfacción, que trasciende lo emocional y mental. Sin esto, cuando no nos  vaya tan bien, cuando se nos crucen problemas personales, familiares o alguna situación dolorosa, podríamos abandonar nuestro sueño.

7. Constancia (mantenimiento y desarrollo):

Una vez que ya lograste tener clientela o gente que cree en tu producto, debes mantener la calidad inicial. Si los conquistaste con tu buen trato, con ingredientes buenos, con una buena enseñanza, etc. debes continuar así y no bajar nada, más bien debes pensar en cómo seguir desarrollando tu negocio, de tal manera que fidelices a tus clientes, reconozcan tu marca y sigan apostando por ti. Recuerda que ellos serán tu mejor publicidad para llegar a más personas, y que actualmente el mundo es más competitivo y hay, de hecho, otros que ofrecen los mismos servicios. Y esto no lo digo para asustarte, sino para que continúes haciendo lo que amas hacer desde tu individualidad y la de tu equipo.

8. Actitud de excelencia (amor y disfrute por lo que haces):

Sin amor no hay voluntad y por lo tanto, no hay resultados positivos. Sino crees en ti, en lo que vas a ofrecer, nada de lo que hagas te dirigirá a sentirte realizado y a enfrentar lo que pueda pasar en el camino. Buscar la excelencia es diferente de exigirte o exigir a los demás; la excelencia es un estado interior en el que se juntan la capacidad de disfrute y la búsqueda de alternativas de crecimiento y logro.  Disfrutar de lo que haces convierte tu trabajo no en una carga pesada sino en tu pasión.

Seguro, encontrarás más características, pero recuerda que las que tengas es importante potenciarlas y desarrollar las que sientas más débiles en ti.

Que disfrutes el camino.

Imagen cortesía de Unsplash

 

Nancy Sánchez

Nancy Sánchez

Soy psicóloga, escritora y directora de Literatura Transformacional, modelo en el que añado, a mi práctica terapéutica, el uso de la literatura y la escritura como herramientas para el autoconocimiento, la expresión saludable y el crecimiento personal.

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos