fbpx
Guía Emocional

Cómo Calmar la Ansiedad por Comer

Imagen cortesía de Unsplash

Por: Nancy Sánchez

El hambre es una necesidad fisiológica que nos sirve para la supervivencia. Pasado un tiempo sin comer, el cuerpo nos envía la señal para indicarnos que es necesario recargar energía para continuar el día. Pero, ¿qué pasa cuando comemos sin haber recibido la señal?

Picamos lo que vemos en la cocina, estamos frente a una lap top y comemos, estamos tristes y comemos, estamos enojados y comemos, estamos ansiosos y comemos, nos reunimos con alguien y comemos aunque ya lo hayamos hecho. Son muchas las situaciones que nos llevan a comer sin tener hambre. Y la mayoría de ellas tienen su origen en el mal manejo de emociones y hábitos.

La explicación que más hallo conveniente es: no es nuestro cuerpo el que tiene hambre, sino nuestra mente la que necesita llenarse de algo. ¿De qué? Eso lo debe descubrir cada uno.

¿Qué podemos hacer para evitar comer compulsivamente?

El paso más importante y quizás el único es aprender a SER CONSCIENTES. 

  • Somos conscientes cuando aprendemos a escuchar nuestros pensamientos, sentimientos y nuestro cuerpo.
  • Somos conscientes cuando le damos a nuestro cuerpo lo justo y necesario para su buen funcionamiento.
  • Somos conscientes cuando aparece alguna emoción desagradable, y resolvemos el conflicto que tenemos en el momento presente, en vez de confundir la solución con hambre.
  • Somos conscientes cuando nos damos cuenta que acumulamos cosas en nuestra mente, como recuerdos del pasado y nos castigamos, a través de la comida y otras adicciones, a nosotros mismos por los errores cometidos.
  • Somos conscientes cuando nos damos cuenta que queremos tener el control de las situaciones y al ver que no es así, no toleramos la frustración.
  • Somos conscientes cuando evitamos sentir una emoción, y preferimos hacer algo que nos alivie momentáneamente, tal como comer.

¿Como empezar a ser conscientes?

  1. Contacta con tu cuerpo: haz algún deporte, yoga, ejercicios, masajes, bailar, moverte, caminar. Empieza por sentir tu cuerpo y escuchar sus necesidades reales.
  2. Dale a tu cuerpo lo que necesita cuando lo necesite: muchas veces postergamos el comer, dejamos de desayunar o de almorzar y en la noche nos desbandamos. No es saludable. Sin darnos cuenta realmente, nosotros enfermamos a nuestro organismo.
  3. Escucha tus emociones: empezar a gestionar tus emociones ayudará a buscar soluciones oportunas en vez de anestesiar el malestar por un rato. Allí te cuento algo personal: antes cuando estaba triste o me sentía sola, recurría a comer grasa, hasta que un día me di cuenta que no necesitaba salchipapas ni pollo broaster para dejar de sentirme cómo me sentía. Probé la salchipapa y la boté. Ese momento fue para mí todo un cambio en mi forma de abordar mi tristeza de allí en adelante.
  4. Sé consciente de tus pensamientos y de cómo estos influyen en tu estado emocional y tus conductas. Practica meditación, mindfulness, empieza a respirar mejor. Esta y otras técnicas pueden ayudarte a liberar pensamientos que no te ayudan a sentirte mejor.
  5. Sé consciente de lo exterior a través de tus sentidos: Vuelve a conectar con el observar, sentir, probar, oler, escuchar, etc. Tus sentidos te ayudan a darte cuenta de lo que necesitas realmente en el ahora, en vez de los pensamientos, que suelen engañarnos.

¿Qué cambios ir haciendo?

  1. Inicia desde el amor a ti misma/o: Si subiste de peso y te sientes limitada en tu vida por esta conducta adictiva por la comida, no te rechaces a ti misma. Mírate con amor y cambia desde allí. Solo tú sabes tu historia, y no necesitas el rechazo de nadie, MUCHO MENOS DE TI MISMA/O.
  2. Genera hábitos y aprende a sostenerlos: Para que el cerebro pueda captar y organizar nueva información debemos realizar la nueva conducta varias veces. No pienses que por un día que comas conscientemente las cosas van a cambiar de inmediato. NO FUNCIONA ASÍ. Todo cambio amerita constancia y disciplina. Recuerda que tienes metas: puede ser bajar de peso para lucir más delgada/o, puede ser bajar de peso por salud, o porque ya empiezas a notar los efectos de comer de forma no saludable, en tu piel, energía, etc. Un hábito se desarrolla con el tiempo.
  3. Empieza a picar cosas saludables: si tu ansiedad por comer es mucha, puedes optar por snacks saludables, como frutos secos, fruta, granola, galletas integrales, etc. que te proporcionen fibra y mayores nutrientes. Es importante que en este punto, busques asesoría nutricional y sepas en qué momento puedes consumirlos y hasta dónde.
  4. Desarrolla tu motivación: Una de las cosas que a mí me funcionó fue seguir a personas que se alimentan saludable por Instagram. Muchas de ellas comparten sus recetas y hábitos. Ver mi celular y toparme con imágenes bonitas, me motiva a comer mejor. Otra de las cosas es tener un grupo de personas a tu alrededor que busquen lo mismo que tú, no solo en el comer y verse bien, sino que busquen crecer personalmente. Es motivador compartir y animarse mutuamente.
  5. Empieza a llenar tu refrigeradora de cosas saludables: Haz tus compras semanales con entusiasmo y busca prepararte tú misma/o tus alimentos. Ya sabes que a nuestro alrededor lo que más encontramos es comida rápida tentadora.
  6. Date gustos: No soy partidaria en general de las dietas, porque creo que muchas veces parten de la no aceptación de uno mismo y de limitarse, a veces de formas muy drásticas.  Disfruta la vida sin culpa y a la vez cuidándote. Es posible, y te aseguro que sí, comer rico y sano. Acostumbra a tu paladar a comer no solo dulce o comida con mucha grasa. Tenemos en Perú diversidad de comidas que son deliciosas.
  7. Y muy importante: come despacio: si comes lentamente, tu cuerpo recibe la ingesta y envía la señal de saciedad. Cuando comes de forma apurada, te da hambre nuevamente. Desarrolla tus sentidos a la hora de comer, mastica, siente los sabores, disfruta.

Hasta el próximo post.

 

 

 

Nancy Sánchez

Nancy Sánchez

Soy psicóloga, terapeuta, coach emocional y escritora. Me enfoco en ayudar a las personas a sanar y trascender sus heridas emocionales, para brillar y convertirse en quienes son. Me apasiona el crecimiento personal de mis clientes, acompañándolos a encontrar el propósito en sus vidas y ser felices.

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos