fbpx
Guía Emocional

Cómo empezar a escucharme

Imagen cortesía de Pixabay

Nos  ponemos a prueba constantemente,  siempre estamos pendientes de hasta dónde  podemos  llegar, hasta cuándo aguantar , por dónde ir, y quiénes somos en verdad; pero mientras más acertijos vas descifrando de tu percepción sobre ti  y tu mundo, más entras en conflictos envolviéndote en profundas  dudas, temores, nuevas inseguridades y  disconformidades sobre ti y lo que te rodea.

No importa nuestra cultura, nuestra edad o educación; siempre tendremos que lidiar con nuestras emociones, pues sentirnos vulnerables a ellas es conectarnos  con nuestro verdadero ser. 

Permitirte escucharte, darte un tiempo a solas contigo mismo/a e ir escalando poco a poco más profundo en tu ser, no es para nada un camino fácil debido a la simplificada  estructura del ser humano, principalmente a causa de  nuestro siempre infundado y absorbente temor al futuro y a lo desconocido, más aún cuando de nuestra propia identidad se trata; puesto que siempre es más fácil y valeroso identificar las faltas y profundidades del otro. 

Te invito a que te des un tiempo para ti, real, sincero y transcendental. Para ello tu mayor y más importante medio es tu cuerpo.

¿Has escuchado decir que el cuerpo no miente? Sí,  efectivamente, el cuerpo expresa sin falsedades lo que verdaderamente sentimos; el problema radica en que hemos aprendido a reprimir nuestras emociones por enfocarnos en adquirir la mayor cantidad de aprendizajes teóricos y mecánicos que muchas veces no llevamos a la acción en nuestra vida, y también fundamentalmente porque rechazamos el dolor, y cuando sufrimos es más fácil superarlo momentáneamente si ocultamos o minimizamos el sentimiento.

Afrontar la tristeza, la culpa y el odio es difícil, es por eso que preferimos tenerlo camuflado, aunque sabemos que el dolor está ahí. Siguiendo cada paso como parte de nuestra sombra,  va creciendo poco a poco hasta pretender dominarnos y guiarnos hacia nuevos pesares. 

Es por ello, que la principal escala hacia nuestro interior es sintiendo y escuchando nuestro cuerpo, qué enfermedades físicas aparecen, en dónde acumulo mayor tensión, dolor, cuáles son las posturas corporales que más suelo emplear y cuáles las más incómodas para mí; toda esa escucha, entendimiento y reflexión nos permitirá ser más conscientes de nuestros sentimientos y vencer aquellas limitaciones superando duelos y temores que no logramos afrontar. 

Si lo pones en práctica, poco a poco entenderás y descifrarás el porqué de muchas reacciones tuyas o situaciones que podrás cambiar de ti mismo/a para lograr nuevos aprendizajes y crecimiento personal; siendo un observador distinto de tu propia vida, logrando una increíble transformación. 

Puedes iniciar con la emoción de la cólera, identificando cómo se pone tu cuerpo en esa emoción, con qué personas sueles sentirla, en qué momentos sientes o sentiste más cólera, cómo la expresas interior y exteriormente; y así podrás ir generando una serie de nuevos entendimientos que producirán cambios de desarrollo en tu vida, que prevengan situaciones o enfrentamientos innecesarios. 

Mi autodescubrimiento

¿Qué podrás ir descubriendo? Te comparto un poco de mi proceso de auto-descubrimiento, si te sientes identificado/a puedes acompañarme con la lectura tratando de interiorizar y reflexionar lo que vas sintiendo…

En ocasiones sentía la impotencia de no poder entenderme y que los demás  tampoco me comprendan; cuando sentía  cólera, me volvía  muda por la sensibilidad que sentía ante una discusión,  activaba  algo  en mí que me hacía sentir  no tener las herramientas necesarias para expresarme y conversar de una manera calmada y sincera, atribuyéndome la responsabilidad de los problemas y dificultades por lo que pasaba estancándome en la culpa, un sentimiento de frustración  que me envolvía; es ahí cuando venían más pensamientos negativos que me decían  que no lo podría enfrentar y lo que me quedaba  era  dejarme estar, callar y hundirme más a lo profundo del lodo que es mi terquedad junto con mi falso orgullo, lodo que puede atrapar y manchar todos los buenos momentos y el amor que me tengo y recibo.

Mi cuerpo tenso, rígido y con fuerte dolor de cuello y piernas, firme en el piso como amarrada a las raíces de mis propias ideas negativas. 

En ese momento empecé a darme el tiempo de pensar cómo librarme de esos malos pensamientos y reducir la cólera a su mínima expresión. Perdonarme y pedir perdón es igual a aceptar las disculpas y disfrutar de la vida, aprendiendo a ser feliz, haciéndome responsable pero sobretodo actuando para el cambio.

Marcela Martínez de Pinillos de La Barrera

Marcela Martínez de Pinillos de La Barrera

Psicóloga con formación en psicoterapia y coaching ontológico, actualmente laboro en consultorio privado en atención a niños y adolescentes.

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos