fbpx
Guía Emocional

¿Cómo se siente tener depresión?

Imagen cortesía de Pixabay

Como nadar en brea.

He abierto mis ojos en lo que parece ser un cuarto. Está todo demasiado oscuro y no puedo ver nada. Con las manos en las paredes intento encontrar algo que me ayude descifrar en donde estoy…una ventana tapada, rápidamente utilizo todas mis fuerzas para descubrirla pero es inútil, cuando termino me doy cuenta que está demasiado alto, podría pasarme algo si salgo por aquí.

Me siento, apoyada en una pared y lloro mientras busco desesperada otra salida. No puedo respirar, me está dando claustrofobia…podría jurar que este cuarto se está achicando. Es muy extraño, afuera puedo escuchar risas, puedo escuchar a los demás vivir. Pero aquí, nadie puede verme, no importa cuando grite o golpee. Me desespero más y más, mientras pasa el tiempo. Sólo quiero escapar de esto. ¿Por qué estoy encerrada aquí? ¿Por qué no viene nadie a buscarme? No puedo recordar cuanto ha pasado desde que estoy aquí, pero ya me cansé.

Abro la ventana y salto. De todas formas, no podría haber algo peor que estar en este cuarto, ni siquiera saltar por la ventana.

Imagen de Pinterest

Ojalá la depresión fuera como todos piensan: solo sentir tristeza. Qué bueno sería que no afectara también a los niños. Ojalá no apareciera en las noticias todos los días alguien que se suicidó. Sería genial si que fuera como todos creen, y tuviera un desencadenante pero no siempre es así.

Todos asumimos que es MUY fácil darse cuenta de que alguien está deprimido, porque ¡OBVIO! Se la pasa todo el día llorando, ¿no? 

No, la depresión a veces es invisible.

Todo lo contrario la verdad, la mayoría de personas afectadas por la depresión, hacen lo posible por ocultarlo y aparentar estar bien. Es más, tratan de pasar desapercibidos, y esto hace que solo empeoren la situación que viven.

No es poco común que los familiares de los suicidas se pregunten en qué momento la víctima demostró sus intenciones o dio algún indicio de que se sentía tan mal como para terminar con su vida.

La depresión es una enfermedad, en sus casos leves puede ser solucionada con terapia, pero en los casos moderados y graves debe tener acompañamiento farmacológico. La depresión no es una broma, tampoco fue creada por las farmacias para vendernos más medicamentos. Es un trastorno del estado de ánimo, que tiene distintas presentaciones. No existe un diagnóstico de depresión a secas.

La verdad es que más de la mitad de las personas que sufren de depresión no han sido diagnosticadas ni siguen ningún tratamiento para combatirla (Según la OMS). Entonces, como cualquier enfermedad sin tratamiento…empeora.

Hasta que no puedes salir de la cama, pero no porque te duela algo sino porque no encuentras razones para hacerlo, incluso no le ves sentido a despertarte por las mañanas. Hasta que nada de lo que antes te causaba felicidad, te hace sentir bien. Dejas de comer y empiezas a dormir más o, por el contrario, dejas de dormir y empiezas a comer más.

Y te alejas de tu familia, dejas de visitar a tus amigos, pierdes interés por las cosas que te gustaba hacer. Cuando menos te das cuenta, dejas de ser tú. Es como si alguien más viviera tu vida, dejándote como un simple espectador.

Combatir la depresión como paciente no es fácil, la depresión te hace sentir solo, a pesar de tener cien personas al lado.

Pero sí se puede salir de ella,  el primer paso es buscar ayuda en las personas más cercanas. Este mensaje tiene como fin llegar no solo a quienes alguna vez han sufrido de esto, sino también para los que algún día tendrán que enfrentar esta conversación…que podría salvar la vida de alguien a quien aman. No hay que ser psicólogo para entenderlo, no hay que ser paciente para sentir empatía. Uno nunca sabe la situación que los demás están atravesando, cada persona vive una batalla silenciosa.

Puede que las palabras positivas no le curen la depresión a nadie, pero hacen una gran diferencia. Ser una buena persona es gratis, pero vale más que todo el dinero del mundo. ¿Y saben qué es lo mejor? Cada 24 horas, nuestra oportunidad de serlo se renueva.

Imagen de Facebook, cortesía de www.lunarbaboon.com

Texto adaptado del blog Una Psicóloga con TEPT.

 

Lorena Sarria Fernández

Lorena Sarria Fernández

Psicóloga organizacional, coach en formación y paciente de TEPT.
Mantengo un estilo de vida positivo y pienso fervientemente que somos más que una etiqueta o un diagnóstico. Soy Aliada LGTBQ.

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos