fbpx
Guía Emocional

Cuando Amar se Convierte en Dependencia

Imagen cortesía de Pexels

En toda relación de pareja hay una fase inicial de enamoramiento en el que todo nuestro sistema se ve alterado. Vivimos la felicidad y el amor por esa persona con cada poro de nuestra piel, nuestro corazón parece que late más rápido, nuestros pensamientos se centran en aquella persona y revivimos constantemente cada momento feliz.

¿Pero, qué sucede cuando pierdes el norte, cuando el amor por esa persona no te permite ver objetivamente si es realmente lo que buscas, si es el tipo de persona con la que quieres compartir tu vida?

Entonces  surge la necesidad por él, casi adictiva, exiges que te dé constantes muestras de que está enamorado de ti, ya que si no lo hace lo interpretas como un “no soy importante para él, no me quiere”, deseas que en todo momento esté contigo, te genera una gran necesidad de control absoluto sobre él o ella, dejas de ser tú, de comportarte de acuerdo con tu personalidad para gustarle más, para asegurarte de que te siga eligiendo y no te deje, llegas hacer cosas que jamás habrías imaginado, sientes un terrible pánico a que te abandone y vas dejando de lado amigos, seres queridos, ya que ahora tu mundo gira en torno a esa persona.

Y es cuando el amar se convierte en dependencia, es en este preciso momento cuando inicia el camino tortuoso de la dependencia emocional, con una pseudo felicidad que te lleva a derramar litros y litros de lágrimas.

Pérdida del yo

La persona dependiente, se va encerrando cada vez más en su dependencia. Vive y respira por el otro. Es frecuente que no haga planes con otras personas, por estar pendiente de su pareja.

La persona pierde su Yo, debido a que está focalizada en el otro, en lo que quiere, desea, le gusta y piensa.

Las rupturas

Cuando estás en una relación de dependencia, es muy frecuente que hayan rupturas constantes y que éstas estén cargadas de emociones y drama exagerado.

Las personas dependientes FANTASEAN con la idea que su amor es tan fuerte que puede con todo y por eso va a superar cualquier situación.

En estas constantes rupturas y regresos, hablan de lo que tienen que cambiar cada uno para que estén a gusto, sin embargo las personas dependientes no se da cuenta del alto precio que tiene que pagar  y se vuelve a repetir el mismo ciclo una y otra vez.

Ser prioridad

Unas de las principales características de las personas dependientes es su baja autoestima y un pobre autoconcepto de sí mismas. Es por ello que se entregan por completo y a ciegas a la relación para sentirse apreciadas, importantes y valiosas para alguien.

La persona dependiente necesita recibir su “dosis de valoración” y sentirse así que es prioridad para el otro; cuando esto no sucede empieza a exigirla e inician los conflictos.

¿Qué se puede hacer para superar la dependencia emocional’

A pesar de todo lo negativo que puede ocasionar la dependencia emocional, esta es superable e inicia así:

  • El primer paso es tomar conciencia de la situación, lo que implica aceptar que aquella relación es tóxica y te hace daño. Sin duda es el paso más difícil, ya que te aferras tanto a la relación que la simple idea de tener que dejarla te produce pánico y ansiedad.

 

  • Una vez que se ha logrado ser conciente de lo que nos sucede y aceptamos nuestra dependencia emocional, tenemos que ir agregando a nuestra mente la idea de que debemos hacer un cambio y que necesitamos alejarnos y soltar al otro. Para esto es muy importante el darnos cuenta de todo lo que hemos hecho, dejado por esa persona, de cuanto nos hemos arrastrado, degradado a causa de la necesidad de no perder al otro.

 

  • Lo siguiente es hacer una lista de todas las cosas negativas que te ha producido dependencia, repásala y repítela una y otra vez.

 

  • También es muy importante trabajar la Autoestima, ya que una de las características de la dependencia es la necesidad de sentirse amada y aceptado por el otro.

 

  • El siguiente paso es la acción es si misma, es decir generar un cambio. Soltando y dejando ir aquello que no suma en tu vida, que por el contrario te resta energía. Cuando damos este paso, en un principio nos va a parecer imposible y tendremos que atravesar otro camino tortuoso y duro que será superar el síndrome de abstinencia que vendrá acompañado de síntomas como: ansiedad, opresión en el pecho, pensamiento obsesivos referente a esta persona, sentimiento de culpa (sentirás que tu echaste a perder la relación), arrepentimiento por haberlo dejado, recordarás todo lo bueno que tenía y olvidarás todo lo malo que pasaste a su lado, llorarás desconsoladamente, puedes tener insomnio, aparecerá una necesidad casi incontrolable de contactarlo. Sin embargo este síndrome de abstinencia irá desapareciendo poco a poco.

 

  • Contacto “0”: Lo más adecuado cuando se presentan los síntomas de la abstinencia es evitar el contacto hasta que se hayan superado dichos síntomas. Sin embargo hay recalcar que las recaídas son normales, si bien es cierto es mejor esforzarnos por evitarlas. Pero lo importante es que se vuelva al camino con más fuerza y determinación.

 

  • Aprender a estar solo: No es recomendable iniciar una relación cuando recién se está saliendo de una dependencia. Ya que aún no se ha hecho el proceso de recuperación en su totalidad y no se ha roto por completo con la adicción que provoca la dependencia emocional.

 

Es fundamental aprender a estar solo, sentirte bien sin una pareja, aprender a vivir sin miedo a perder a esa persona y sobretodo disfrutar del bienestar que te genera el sentirte bien contigo mismo.

 

 

Yuliana Saavedra Palacios

Yuliana Saavedra Palacios

soy psicóloga y escritora aficionada, actualmente me encuentro en crecimiento profesional, me encanta el trabajo con niños y familias. me estoy especializando en el área clínica - infantil.

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos