fbpx
Guía Emocional

Dar: riqueza de espíritu :) 

Cortesía de Unsplash, edición propia

Cuenta la historia que…

Una vez un hombre pobre le preguntó a Buda: «Por qué soy tan pobre?»

Buda dijo: «No aprendes a dar».

Así que el hombre pobre dijo: «¿y si no tengo nada que dar?»

Buda respondió: «Tienes algunas pocas cosas, tu Rostro: que puede dar una sonrisa; tu Boca: puedes elogiar o consolar a otros; tu Corazón: puede abrirse a los demás; tus Ojos: con los que puedes mirar a otros con ojos de bondad; tu Cuerpo: que puede ser utilizado para ayudar a los demás».

La pobreza de espíritu es la verdadera pobreza.

Cuando en eventos o sesiones comento lo de cadena de favores a veces me preguntan, “y ¿qué doy?”, o me dicen “no sé qué dar” y lo cierto es que siempre podemos dar algo, en sí es una decisión.

Si sabes de empresas puedes asesorar a alguien, si eres dentista puedes curarle un diente a alguien, si cantas puedes alegrar y abrir corazones o levantar ánimos, si pintas puedes pintar algo desde tu corazón y que vibre tan alto que embellezca (e ilumine) el lugar donde esté, si tienes dinero y alguien tiene hambre le puedes regalar dinero o comprarle algo de comida, si alguien sufre puedes orar o meditar por él o ella, o si sabes cómo hacerlo puedes acompañarlo en su dolor y permitir-apoyarlo a que ello le sirva en su evolución, puedes regalar palabras hermosas y sinceras a personas, puedes donar a caridad, puedes dedicar tu trabajo interior para el bienestar de muchos, etc.

El truco es que en cadena de favores le pides a quien esté agradecido que haga lo mismo, que en lugar de retribuirte, decirte “te debo una”, o te invite algo, haga algo bueno por alguien más y le diga lo mismo.

Acá la historia anterior en una imagen. (Autor de la ilustración desconocido.)

El dar de esta manera es en sí mismo es un regalo, es darte la oportunidad de participar en el flujo vital, y a la vez (y acá viene algo importante) también es una gran oportunidad de usarlo para tu crecimiento, y la clave del crecimiento es que pongas atención a cómo te vas sintiendo mientras estás dando y al finalizar, ese darte cuenta irá afinando tu proceso interior y aumentando tu autoconocimiento si sigues dando. Por ejemplo, te podrás dar cuenta de tus trabas al dar, del esperar algo a cambio, del miedo a ser rechazado(a), y un sin fin de manifestaciones interiores  que tienen que ver con tu historia personal, tus creencias y tu visión del mundo. Cuando te vas percatando de aquel contenido interior y lo vas contrastando con la realidad, empezarán a surgir quiebres en dichas limitaciones, que permitirán que las mismas se vayan cayendo y den paso a la(s) siguiente(s). Empieza y observa.

Hay mil cosas que puedes hacer. Hazlas, despierta tu magia, una de verdad, una que en sí más que magia es realidad.

 

Artículo basado en este post de El Rugir del Corazón


Guía Emocional le da la bienvenida a voces variadas de diferentes especialistas y conocedores en varios campos relacionados al bienestar mental y emocional. Compartimos escritos de diversos autores con un amplio rango de opiniones, las mismas que no necesariamente reflejan la nuestra.

Omar Polo

Omar Polo

Algunos años atrás decidí dejar lo conocido, seguir a mi corazón y buscarme, así empecé a descubrir mi mente y mi corazón a través de la Meditación y la Oración, y mi manera de ver las cosas cambió por completo, un cambio surgió desde adentro, todos tenemos esa semilla; posteriormente me formé en terapia Gestalt y coaching Gestalt, y pude enriquecer los métodos y procesos interiores que había aprendido y vivido interiormente. En los últimos años, mientras sigo avanzando en mi camino, he tenido la suerte de servir al bienestar de las personas en sesiones individuales y en más de 45 talleres y procesos grupales, así como a través de artículos en mi página El Rugir del Corazón.

Dale seguir @rugirdelcorazon en Facebook e Instagram y te enterarás de eventos, posts y artículos. 👇

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos