fbpx
Guía Emocional

Despide a la Gente Tóxica de Tu Vida

Imagen cortesía de Unsplash

“Algunas personas causan felicidad a donde van; otras, cuando se van”

Oscar Wilde

Existe gente tóxica a tu alrededor…

Es verdad. Y muchas veces las primeras personas tóxicas pueden ser tus propios familiares. La mayoría de las veces, lo hacen sin mala intención. El cariño y los vínculos familiares tan fuertes que existen nos hacen cuidar a las personas. Y, en ese afán de cuidar a quienes queremos, cometemos el error de sobre proteger a las personas. Los sentimos como niños indefensos. Pero no es así.

Nuestros familiares siempre tienden a aconsejarnos “para nuestro bien”. Es buena su preocupación, pero el exceso de la misma deja de ser útil y se vuelve nociva. Los consejos no pedidos y las intromisiones en los asuntos personales, se vuelven muchas veces una constante. Al principio se tolera. Pero luego, con el paso de los días, la situación se vuelve insoportable. Una cosa es consejo, otra intromisión. Y esa situación se vuelve cotidiana, repetitiva y hostil. Llega un momento en que quieres decir, a veces gritar: ¡Basta!

Suele suceder, sobre todo, cuando inicias un proyecto personal o un estudio. Tus padres o demás familiares se pueden volver las primeras voces negativas al respecto.

Argumentos como: “te falta experiencia”, “cuánto va a costar”, “piensa bien en que te estas metiendo” son comunes de escuchar. Y muchas veces suelen tener un efecto devastador en tu mente: logran su objetivo. Y claudicas antes de iniciar tu aventura.

Otras personas tóxicas  pueden ser los amigos. Aunque uno pudiera pensar que los amigos son ese apoyo incondicional y la voz motivadora que no encuentras en casa, en muchas ocasiones suele ser todo lo contrario. Vas con la emoción de lo que quieres hacer y lo cuentas a tus amigos y…

El apoyo que esperabas nunca llega. Lo que encuentras es lo siguiente: ¿estás seguro(a) de lo que vas a hacer?, ¿Por qué mejor no hacemos otra cosa? “me han dicho que eso no funciona”. Si estas frases te suenan muy conocidas, pues tienes amigos tóxicos.

Otro entorno que suele ser tóxico es el trabajo.  La presión del grupo, los chismes, la falta de compañerismo laboral, un jefe(a) que te trate como peón y no como compañero de trabajo, suelen ser factores comunes que vuelven tóxica la convivencia en el trabajo. Pero, y en modo bastante repetitivo, los compañeros de trabajo pueden ser generadores de toxicidad constante para uno.

Las malas actitudes marcan un deterioro en el clima laboral. Expresar malestar, ira, sentimientos negativos, discutir con los compañeros, son situaciones que nos intoxican mentalmente. Esto deteriora nuestro control mental y se refleja, posteriormente, en el cuerpo. Y los efectos los sufre uno, no los demás.

¿Qué hacer entonces?

Aléjate. Es necesario y vital. Puede sonar quizás disparatado, pero es real.

Si vives con tus padres y hermanos, se entiende que es difícil. Si no cuentas con recursos para independizarte, la situación se percibe como muy complicada. Entonces, alejarse significa hacerlo mental y psíquicamente de los argumentos nocivos que nuestros familiares esbozan. Eso es poner una barrera protectora para poder perseverar en los proyectos en los que nos estamos encaminando. Se les ama y se les respeta, pero no se puede vivir dependiendo de sus opiniones y discursos.

Una estrategia que resulta beneficiosa es quitarles sus miedos. Sí, es miedo, temor a que algo te dañe; pero muchas veces tus familiares no han intentado lo que tú estas intentando. Y el desconocimiento genera mucha incertidumbre.

Explícales de qué se trata, muéstrales que sabes los pro y los contra de lo que quieres hacer y que estás al tanto de los pormenores. Confía en ti y que ellos también confíen en ti. Eso quita sus miedos y te ayudará a avanzar en tus proyectos.

Tu vida te pertenece a ti y a nadie más.

En  el caso de los amigos, es quizás un poco más sencillo. Es importante evaluar quienes realmente son tus amigos y quienes son personas que solo se aprovechan de ti. Una característica importante de los pseudo amigos tóxicos es que siempre serán negativos frente a tus proyectos y te aconsejarán que desistas. Aléjalos de tu vida permanentemente. Tus verdaderos amigos te apoyarán y te aconsejarán si ven que realmente lo que deseas llevar a cabo no te conviene.

En el trabajo, la actitud positiva es tu mejor escudo. En ocasiones, es recomendable cambiar de trabajo si está dentro de tus posibilidades. Si no es el caso, tener una actitud positiva sólida y centrarte en cumplir con responsabilidad tu trabajo, son las mejores armas que tienes para no dejar que la toxicidad de tu entorno laboral te invada y te contamine.

¿Y cómo lograrlo?

Una de las primeras cosas que debes hacer es serenarte, calmar el espíritu. Un espíritu turbado es fácilmente contaminable. Y no te puedes dar el lujo de que eso te pase a ti.

Ver el mar es un remedio infalible. La vastedad del mar calma el espíritu y disipa las preocupaciones. El sonido del mar arrulla, invita a liberar toda esa tensión y el cuerpo se relaja, se calma, se oxigena.

Otro remedio es controlar tu respiración. El modo cómo oxigenamos el cuerpo incide mucho en nuestra tranquilidad y en que evitemos contaminarnos. Renovar el aire interior es necesario siempre.

Lee libros que te ayuden a crecer. Alimentar la mente es tener más recursos psicológicos y crecer más como persona. El conocimiento te hace más sabio, más culto, más perspicaz y más intuitivo. Creces como persona y te transformas desde adentro. Y eso te vuelve mejor cada día.

Aférrate a tus sueños. No son negociables. Son tuyos, te pertenecen. Alcánzalos, pues es lo que deseas fervientemente. Nadie tiene derecho a quitártelos, nadie. Recuérdalo bien. Lucha por ellos y alcanza la cima.

Espero que estas líneas te ayuden a crecer como persona. Recuerda que no tienes la obligación de permanecer rodeado de gente tóxica.

Nos vemos en el siguiente artículo. Un abrazo.

Jorge Luis Moreno Beltrán

Jorge Luis Moreno Beltrán

Psicólogo Clínico con experiencia en evaluación, diagnostico y consejería psicológica de niños, adolescentes y adultos. Coach profesional y pastoral en proceso,escritor desde las venas y emprendedor por decisión. Enfocado en la Trascendencia del ser humano como sentido de la vida.

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos