fbpx
Guía Emocional

Inicio de Clases y la Ansiedad por Separación

Tips para afrontar el primer día de clases. 

Ya estamos cerca del inicio de clases, y es probable que nuestros niños más pequeñitos sientan miedo o inseguridad al estar cerca de la separación, pero el miedo lo sienten ¿los niños? O ¿los padres?. Considero que es importante poder hacernos esta pregunta ya que muchas veces no caemos en cuenta que quizás los niños no tendrían un comportamiento ansioso al separarse de sus padres para ir a la escuela, si es que los padres de familia o cuidadores tuviesen en cuenta algunas recomendaciones antes de poder empezar las clases y de esta forma pueden evitar momentos incómodos y penosos al ver sufrir a nuestros niños. Espero que estos consejos puedan ayudar al lector en el presente y en el futuro.

Primero:

Es recomendable que empecemos a conversar con ellos sobre el inicio de clases, no forzando la conversación, pero si dándoles referencia sobre cómo es su colegio o jardín; tengamos en cuenta que es positivo hablarles con emoción y buena disposición ya que nuestros niños pueden diferenciar rápidamente si nuestra actitud es positiva o estamos llenos de inseguridades y miedos. Hablémosle con una sonrisa y con la seguridad que hemos escogido lo mejor para ellos, conversemos sobre las expectativas del primer día y, algo importante y que no puede faltar en esta conversación previa es darles la seguridad que estaremos para apoyarlos y una forma de demostrar que esto es cierto, es escuchando qué piensan ellos.

Segundo:

Hagamos las compras con ellos. Comprar los útiles, y demás materiales del colegio puede ayudar a motivarlos a poder ir a la escuela, es recomendable desde mi experiencia que los niños puedan escoger algunos de sus útiles, pero siempre poniéndoles límites para que no propiciemos los chantajes. Algo importante y que no es posible dejar de mencionar es sobre las loncheras  escolares; me imagino que muchos pensamos que es importante mandarle cosas saludables que no necesariamente le guste a nuestros niños, con la idea de que quizás el profesor pueda hacerles comer, o que no tengan de otra y tengan que comerlo; este pensamiento es un grave error y no daría como resultado más que el desánimo del niño por ir a la escuela, ya que lo más probable es que asocie la escuela como algo desagradable porque no come lo que le parece rico. Es por ello que los primeros días podríamos tomar en cuenta sus comidas favoritas, como se menciona anteriormente, siempre poniendo un límite adecuado y esto puede ayudar a que nuestros niños no tengan problemas para sentirse cómodos en la escuela.

Tercero:

Mantengamos una comunicación asertiva con el profesor. Es probable que los primeros días de escuela los padres sean los más ansiosos y/o preocupados por cómo estará nuestro pequeño, y queramos aplacar nuestra preocupación llamando al profesor, lo cual puede convertirse en un arma de doble filo, ya que muchas veces no nos ponemos en el lugar del docente y quizás muchos no sabemos la difícil tarea que cumplen, ya que tienen a cargo a varios niños que probablemente el primer día de clases lloren o algunos no controlen los esfínteres, etc. Y llamándolo constantemente probablemente cause un desgaste mayor en la persona que cuida de nuestros niños. Es por ello que se recomienda conversar con el docente a comienzo de año para poder tener las recomendaciones necesarias y posteriormente comunicarnos solo en caso de urgencia, esto ayudará mucho a que el docente pueda sentir nuestra confianza y respaldo, y por como consecuencia nuestros niños se sentirán también seguros.

Cuarto:

El momento de despedirnos. Este momento es uno de los más dolorosos, ya que nuestros pequeños se separan por primera vez durante varias horas de nuestro lado. Es por ello que como hemos mencionado varias veces, los padres de familia y cuidadores deben mantenerse realmente informados sobre qué hacer en este crucial momento y como preparase unos días antes como ya vimos en los puntos anteriores. Despidámonos rápidamente, no siendo mezquinos pero tampoco muy efusivos, es importante que este momento sea muy rápido, no demos pie a que pase mucho tiempo y el niño puede alargar este momento y arrepentirse. Hagámoslos sentirse queridos, seguros y animados, de esta forma los niños no tendrán mayor dificultad en adaptarse a la institución educativa.

Quinto:

Por último y no menos importante tengamos en cuenta que el proceso de adaptación es diferente en cada uno de los niños ya que no todos son iguales, por lo tanto tengamos paciencia si es que nuestros niños demoran en adaptarse, busquemos la ayuda de un especialista y/o del docente si observamos que nuestros niños no se adaptan con facilidad pasado un mes del ingreso a la escuela.

Espero de todo corazón que este artículo haya sido de su agrado y ayuda.


Guía Emocional le da la bienvenida a voces variadas de diferentes especialistas y conocedores en varios campos relacionados al bienestar mental y emocional. Compartimos escritos de diversos autores con un amplio rango de opiniones, las mismas que no necesariamente reflejan la nuestra.

Deborah Estela Castillo Cerdeña

Deborah Estela Castillo Cerdeña

Soy psicóloga, tengo 28 años, tengo experiencia en el ámbito clínico-educativo, tengo un certificado internacional en gestión del talento humano. Actualmente estoy por culminar la maestría en psicología clínica - educativa. Me gusta mucho trabajar con niños, adolescentes y familia. Me gusta mucho la música, ver series y películas para analizar, también me gusta caminar y conocer lugares nuevos. Considero que soy alegre, dinámica, me preocupo por los que me rodean y sobre todo por los que quiero, soy muy responsable, me adapto muy rápido a las nuevas situaciones y a las personas y me gusta generar un ambiente de trabajo optimo en donde esté.

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos