fbpx
Guía Emocional

Los Niños y la Tecnología: Diferencias entre uso y abuso

No se puede negar que la llegada de la nueva tecnología nos ha facilitado la vida enormemente y de diversas maneras, desde la comunicación con seres queridos que viven a miles de kilómetros, la innovación tecnológica en el campo de la salud, los novedosos métodos para la educación, el entretenimiento, etc.  Sin embargo ¿cuándo empieza a ser perjudicial para un niño el uso de la tecnología?

En los últimos años se ha vuelto una escena común observar a un niño pedir prestado un celular o la tablet a sus padres para distraerse, a los adolescentes y adultos enviando tomas por snapchat, revisando el perfil de Facebook o viendo videos, dejando de lado el contacto de persona a persona, incluso estando en un mismo lugar,

lo que hace unas décadas atrás hubiera sido una tarde de amenas charlas y juegos de mesa, hoy en la mayoría de los casos se ha convertido una costumbre ver a un grupo de gente con los ojos puestos en la pantalla de la tablet o el celular sin ni siquiera llegar a hacer contacto visual.

Lo que más llama la atención es ver a niños pequeños manipulando teléfonos celulares como si fueran adultos (y a veces mejor que uno) ya sea para ver sus dibujos animados o para jugar, en la mayoría de los casos muchos padres optan por entregarles dicho aparato para distraerlos o calmar berrinches.

Pero… ¿Hasta qué punto la tecnología es mala para sus hijos?

Es importante mencionar que la sola existencia de la tecnología no representa un mal para nadie, es el grado de supervisión lo que puede marcar la diferencia entre el uso y el abuso.

Si usted padre o madre de familia está preocupado/a por si su hijo pequeño pueda volverse adicto, debe calmarse, el solo uso frecuente de estos aparatos no lo vuelven adicto. Claudia Patricia Pérez Rivera Psicóloga Clínica de la Universidad Católica de Colombia, con más de 20 años de experiencia en atención psicoterapéutica familiar, menciona que se deben tomar en cuenta los siguientes factores:

1.- Factores de predisposición para las conductas dependientes o adictivas:

Como en casi todas las adicciones existen factores que hacen más fácil a una persona volverse dependiente, los más resaltantes son: un ambiente familiar poco favorable para el desarrollo de habilidades sociales y las crisis que se atraviesan en ciertas etapas de la vida como en la adolescencia (cambios físicos y emocionales).

2.- En qué momento puede denominarse adicción: Como dice la frase “Todo en exceso es dañino”, es así que se puede considerar como adicción cuando el estímulo o la acción que ejecuta el adicto o dependiente se convierte en máxima prioridad en su vida y deja de lado actividades que antes le resultaban placenteras (Ej: Salir de paseo, practicar algún deporte con amigos, ir al cine, etc.). El aislamiento es también un signo notorio en un dependiente. Los niños y adolescentes se vuelven antipáticos y ariscos. Y finalmente mienten con frecuencia para ocultar o justificar sus comportamientos.

3.- Factores de Protección: Se refiere a todos los recursos y estrategias que los niños y adolescentes adquieren a través del aprendizaje para poder controlar situaciones de la vida diaria de una manera adecuada.

A continuación, algunas recomendaciones que la especialista sugiere seguir para generar factores de protección:

  • Establecer un horario de juego de acuerdo a la edad con períodos de descanso que no impliquen el uso de la tecnología
  • Evitar el uso de la televisión y el internet, etc. como “niñera”.
  • Generar hábitos de estudio y rutinas cotidianas que incluyen actividades gratificantes diferentes a l uso de los medios.
  • Fortalecer los lazos afectivos y la comunicación intrafamiliar
  • Recordar que es indispensable dosificar el tiempo de exposición; no más de una hora o menos si son pequeño
  • Fomentar en los hijos el espíritu crítico y la toma de decisiones sabias frente a lo que ven u oyen.
  • No encender la televisión durante las comidas pues induce una mayor ingesta de comida y afecta la comunicación familiar
  • Evitar siempre los programas con violencia explícita esto incluye noticieros y telenovelas
  • Reforzar el comportamiento positivo como la cooperación, la amistad y la potencialización de habilidades
  • Los padres no deben olvidar que el ejemplo es lo más importante sus propios hábitos serán los que imiten los niños.

No olvide que si observa en su hijo o hija alguna de las conductas mencionadas anteriormente, no debe dudar en consultar con un especialista.

 

Referencias:

Pérez R., C. (2005). Uso y abuso de la tecnología en niños y adolescentes. Factores de protección. Recuperado de: http://psicopedia.org/5234/uso-y-abuso-de-la-tecnologia-en-ninos-y-adolescentes/

M. Joanne Yncio Franco

M. Joanne Yncio Franco

Psicóloga con espíritu emprendedor y apasionada por el aprendizaje continuo.

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos