fbpx
Guía Emocional

¿Cómo vivir con la Ansiedad?

Cortesía de Pexels

La ansiedad es un estado mental, emocional y físico que genera inquietud e inseguridad. Sus síntomas son los siguientes:

Físicos: taquicardia, falta de aire, temblores, sudoración, náuseas, vómitos, dificultad motora, mareos entre otros.
Psicológicos y conductuales: sensación de peligro constante, inseguridad, inquietud, agobio, estado de alerta, bloqueos, impulsividad.
Cognitivos: confusión y dificultades para concentrarse o prestar atención.
Sociales: dificultad para expresarse, irritabilidad y ensimismamiento.

¿Cuál es la función de la ansiedad?

La ansiedad como mecanismo de adaptación natural nos advierte de peligros reales que podemos evitar. Ayuda a que se incorporen actividades y conductas que permiten ponernos alertas y evitar el peligro.

Por ejemplo, estamos caminando en una calle solitaria y de pronto vemos una persona que se está acercando en la oscuridad. A nivel fisiológico se experimentan cambios, se libera adrenalina, la frecuencia del corazón late más rápido y las extremidades disponen de más sangre, lo que permitirá huir si nos encontramos ante un peligro inminente. Por lo que la ansiedad en este caso sería de utilidad, puesto que permite que el organismo se prepare para actuar rápidamente. En este caso estaríamos hablando de una función adaptativa de la ansiedad, ya que nos protege.

¿Cuándo la ansiedad se vuelve un problema?

Cuando aparece ante situaciones que no suponen un riesgo para la supervivencia. Cuando la persona pasa de un momento a otro a estar en un estado de preocupación intensa, excesiva y persistente, y se demuestran temerosas para todas las situaciones de la vida diaria.

Es aquí cuando aparece un comportamiento innecesario de evitación que puede llegar a dominar la vida, desconectando a la persona de la realidad, teniendo pensamientos repetitivos sobre ideas catastróficas, lo cual debilita la toma de buenas decisiones.

Sin embargo, esto nos quiere decir algo…

Esto sirve como señal de que algo no está andando bien. Sirve para que te observes y revises mediante un trabajo de psicoterapia, qué cosas de la vida no están yendo como quieres.

Probablemente estás experimentando un exceso de preocupaciones sobre acontecimientos o actividades que resultan difícil de controlar, las cuales están interfiriendo con tus actividades diarias, limitando tu rendimiento, relación social y libertad personal.

¿Cómo la controlo o prevengo?

– Es importante llevar un estilo de vida saludable:
Actividad física: el deporte es un antidepresivo natural.
Comida saludable: eliminar las comidas chatarras.
Horas de trabajo adecuadas: que permita nutrir el círculo social y familiar.
Horas de sueño: 7 horas como mínimo.

Conocerse:
Escuchar tu cuerpo: es el primero que te dirá qué es lo que te está pasando.
Ser conscientes de las emociones: estas nos dicen qué estamos sintiendo, cómo estamos viviendo el día a día.
Aquietar la mente para sentir la vida.

Encontrar un espacio de relajo:
Meditación o Yoga: esta tiene la capacidad de producir el neurotrasmisor GABA, el cual tiene un efecto calmante.
Respiraciones profundas: diafragmáticas.

En conclusión:

La ansiedad, por más que en un inicio se aparezca de manera “repentina”, no lo es, esta se hace visible por un cúmulo de factores que hasta el momento no se habían escuchado.

Un buen manejo de la ansiedad llevará a una personalidad estable y contar con apoyo social y psicoterapéutico ayudará a prevenir cualquier trastorno.

Andrea Jimena González Sandoval

Andrea Jimena González Sandoval

Psicología Clínica egresada de la Universidad de Lima. Psicoterapeuta Humanista Existencial con mención en Logoterapia certificada por la Viktor Frankl Institut, Vienna. Con experiencia de trabajo en psicooncología, psicoterapia y consejería estudiantil.

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos