fbpx
Guía Emocional

Ritos y Rituales en Familia: Un Legado Imborrable

Imagen cortesía de Pixabay

Uno de los recuerdos más valorados de mi infancia era la hora de la comida y la sobremesa familiar. Mis abuelos nos pedían sentarnos a la mesa todos juntos, con las manos limpias, sin gorras, sin sombreros y bien peinados. Nos comunicaban que era una señal de respeto a los demás, hacia ti y hacia la ingesta de tus alimentos. Alimentarse era un momento grato en donde todos podíamos coincidir sin interrupción de la tele, el celular o la radio. Eran nuestras voces y el disfrute de la sazón de la abuela.

En la sobremesa se narraban las historias de la infancia de mis padres, tíos y abuelos, se escuchaba la carcajada ante el recuerdo de sus travesuras de niños, se experimentaba el temor frente a las historias de fantasmas y se estimulaba la imaginación con la descripción de aquellos lugares que los adultos habían recorrido cuando jóvenes. Podíamos pasar una o dos horas sentados escuchando, riendo y jamás cansarnos de repetir todos los días lo mismo. Todos conocíamos de todos y eso nos acercaba, nos hacía querernos, respetarnos, apoyarnos.

Y así como esos momentos, muchos más que se convertían en un hábito del cual disfrutábamos y valorábamos como sumamente ricos. Estos hábitos o costumbres son los denominados ritos y rituales en familia, aquellos que nos ayudan a ver lo que de otra manera olvidaríamos ver.

Los especialistas explican la diferencia entre ritos y rituales. Los primeros tienen que ver con la celebración de un evento o suceso significativo, como puede ser un cumpleaños o un día especial como el día de la madre. Los rituales están más relacionados con los hábitos diarios de una familia, como saludarse o despedirse de beso, sentarse a la mesa todos juntos, entre otros.

Los rituales diarios y tradiciones familiares ponen de manifiesto ante nosotros y ante nuestros hijos quiénes somos y qué es lo que más nos interesa. La socióloga chilena Soledad Quiroz enfatiza que es bueno que antes de los siete años se les inculque a los niños esas costumbres familiares, porque esto les da seguridad y los afianza en momentos de crisis.

Cooks Feenstra, Psicóloga Infantil que lleva años investigando el mundo de los múltiples, narra el testimonio de una madre de trillizos:

“Los días con mis hijos, cuando eran pequeños, eran caóticos y difíciles. Se peleaban mucho lo cual era lógico siendo tres niños.

Un día introduje un ritual que ha ayudado a sobrevivir estos años. Cuando llegaba la hora de acostarse, nunca querían, preparé una tetera grande que colocaba en la mesita del salón junto con cuatro tazas. Ellos se sentaban conmigo en el sofá. A veces les leía un cuento, otras veces sólo hablábamos, este rato era algo especial, ellos lo percibían.

No siempre los tres se sentaban, a veces sólo uno, pero los otros dos no incordiaban. Luego, al hacerse mayores, seguía con este ritual y lo bonito fue que a veces me decían: “mamá, tengo que contarte algo, lo haré en el rato del té”. Así que incluso siendo mayores, uno u otro venía a sentarse conmigo para compartir algún asunto íntimo”

Esto es una clara evidencia de que los rituales afianzan el sentido de pertenencia, lealtad, sensibilidad, libertad de expresión, confianza, soporte, compromiso contigo y con el mundo. Los ritos y rituales en familia, no deben pasar de moda aunque “los tiempos cambien”.

Pero, seguro te preguntarás, ¿cómo se generan estos ritos y rituales?

Aquí algunos consejos útiles:

Saludo, al levantarse y despedirse, puedes ser un beso en la mejilla, frente o algún saludo creativo entre padres e hijos, entre hermanos y demás miembros de la familia.

Dormir, si tus hijos son pequeños, ve a arroparlos, contarles cuentos, cantarles canciones. Y si son grandes, ve a darles las buenas noches y desearles buen descanso.

Cumpleaños y aniversarios, resaltar la conmemoración del día, pues es una fecha en que se celebra un acontecimiento importante. Eduquemos en la celebración o felicitación, motivemos a que se tomen fotos para el recuerdo.

Día de la madre, Día del padre, día del niño o de la familia, no son fechas sólo para dar regalos, sino revela que el día es especial para algún miembro de la familia y hay que hacérselo notar. Incentivar el construir detalles sorpresa apoya a desarrollar creatividad e interés por los gustos del otro. Se trata de seguir conociéndonos.

Dar gracias, pedir por favor, pedir permiso, normas de cortesía que se deben implementar aún con personas de confianza. Recordemos el impacto de estas palabras en cualquier contexto.

Alimentos, compartir alimentos juntos (cena, desayunos, almuerzos) y si por el trajín del día a día no coinciden todos los días, busca un momento que si lo hagan. Procura no tener otros distractores.

Día D, implementa un día “D”, de hacer algo diferente en donde todos colaboren: preparar una torta, un asado, limpiar la casa, pintar, ordenar, hacer manualidades, etc. Coloca música y asigna tareas para cada integrante de la familia.

Incentivar la caridad, enseñar a los hijos que hay personas necesitadas y que su ayuda puede ser valiosa para ellos. Motivemos a que hagan voluntariado, participen de donaciones u otra actividad solidaria.

Juegos, desarrollen juegos donde todos o la mayoría de los miembros de la familia participen. Elige un día y hora en la semana para coincidir. Inclusive puedes construir con la familia los juegos a jugar.

Estas son solo algunas ideas, recuerda que cada familia tiene intereses distintos y puede implementar sus propios ritos y rituales. Lo importante es implementarlo para evitar que la era digital reste los espacios de intimidad en la familia y nos aísle.

Fomentemos el acercamiento, la capacidad de ver lo que hay a nuestro alrededor y combatir la indiferencia que nace al encerrarnos en nuestro propio mundo.

Éxitos en la tarea.

Alexandra De la Torre Montoya

Alexandra De la Torre Montoya

Psicóloga, especialista en el área educativa. Maestra en educación con Mención en Tutoría y Orientación Educacional. Coach certificada por la ICC de Londres y la WORLD ASSOCIATION OF COACHING LEARNING, especialista en Terapia Racional Emotiva con niños y adolescentes.

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos