fbpx
Guía Emocional

Si yo cambio, todo cambia (si tu cambias, todo cambia)

Cortesía de Unsplash, edición propia

Cambiar es también descubrir. Todo cambia, y nosotros también, seguimos viviendo y aprendiendo cosas, tenemos nuevas experiencias y en ese movimiento e interacción nos vamos transformando. Simplemente ya no somos los mismos.

Yo recuerdo que hace algunos años, en pleno fulgor de la búsqueda interior llegó a mis manos un texto, en ese tiempo no sabía nada sobre el autor, pero empecé a leer uno y otro texto suyo, y me parecían súper interesantes, definitivamente era alguien muy inteligente y con mucho conocimiento, mas yo no iba más allá del entendimiento intelectual de sus palabras, así que en ese momento decidí dejar de leerlo, no obtenía algo que saciara mi sed interior. Pasaron los días y las vivencias y luego de más o menos seis meses bastante intensos, me topé nuevamente con sus textos y de pronto la experiencia era completamente distinta. Yo era otro, y los textos me mostraban mucho más, explicaban o me hacían ver lo que había vivido y estaba viviendo con ojos completamente nuevos. Yo no era el mismo, y los textos siendo los mismos eran otros a mis ojos.

Así me ha sucedido varias veces, no solo con libros, sino también con meditación, lugares, películas, dinámicas terapéuticas, etc.

¿A qué viene todo esto? A que si te percatas que estás cambiando, ya que adentro es afuera, te podrás dar cuenta que el abanico de cosas que puedes ver y vivir en el mundo es completamente distinto. Todos los días cambiamos, es más, en realidad cambiamos momento a momento. La clave que potencia todo es “estar atento y darte cuenta”, “estar presente y percatarte”, aplicar la “conciencia plena” o “mindfulness”, o como quieras llamarlo, y no solamente decir “sí, yo sé, soy distinto/a, estoy más viejo/a, etc.”.

Las oportunidades que puedes ver, los impulsos que puedes observar en ti, la dinámica de la gente de tu trabajo, los libros que lees, tus conversaciones, el que alguien te cruce el carro, lo que ves al mirar por la ventana del bus, taxi o avión, la misma oración que rezaste desde niño, la misma calle por la que pasas siempre, etc., todo es distinto.

Ya lo decía Marcel Proust : “Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia”, y desde ese nuevo punto, puedes actuar y decidir de manera diferente, nueva, más libre, creativa y generativa. Vamos, empieza en este momento a darte cuenta.

Que el darte cuenta del cambio y el descubrirte sean parte de tus días, y que con ello puedas generar el bienestar que buscas, para ti y para muchos.

 

 

Originalmente publicado en este post de El Rugir del Corazón


Guía Emocional le da la bienvenida a voces variadas de diferentes especialistas y conocedores en varios campos relacionados al bienestar mental y emocional. Compartimos escritos de diversos autores con un amplio rango de opiniones, las mismas que no necesariamente reflejan la nuestra.

 

Omar Polo

Omar Polo

Algunos años atrás decidí dejar lo conocido, seguir a mi corazón y buscarme, así empecé a descubrir mi mente y mi corazón a través de la Meditación y la Oración, y mi manera de ver las cosas cambió por completo, un cambio surgió desde adentro, todos tenemos esa semilla; posteriormente me formé en terapia Gestalt y coaching Gestalt. En los últimos años, mientras sigo avanzando en mi camino, he tenido la suerte de servir al bienestar de las personas en sesiones individuales de Evolución Personal, Coaching Emocional, Meditación y en más de 20 talleres y procesos grupales, así como a través de artículos en mi página El Rugir del Corazón.

Dale seguir @rugirdelcorazon en Facebook e Instagram y te enterarás de eventos, posts y artículos. 👇

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

Síguenos

Alimenta tu mente y únete a nuestra comunidad.

* requerido

Síguenos